2 de junio de 2011

Summary- Capitulo 1-1

Me desperté esa mañana rodeada por el desastre, con el cuerpo sucio y ensangrentado. Me dolía en demasía la cabeza, y no lograba recordar como el hombre que amaba termino a mi lado, con el pecho destrozado...


Desperté tarde. Me fui rápido al baño, peine la maraña que se había vuelto mi cabello, me lave los dientes, me puse ropa limpia, probablemente la ultima que tenia, mi tía Sara había estado muy ocupada estos días como para ir a la lavandería, y yo todos los días postergaba lo inevitable. Pero talvez cuando vuelva, sino tenia nada que hacer con Samanta, talvez lave mi ropa.

Baje las escaleras a toda prisa, tome uno de los panecillos que mi tía había dejado en la mesa para mi, lo comí de una sola mordida, tome mis cosas y salí a toda prisa por la puerta.

Abrí la puerta de mi auto compacto, no era nada del otro mundo, pero me servia para ir a la escuela, y algo es algo, no? Tire  mis cosas a atrás y me apresure a salir, mire el reloj, a estas horas Sam ya debería de estar esperándome en la puerta de la escuela, con los ojos en blanco, habíamos quedado en vernos temprano hoy.

Yo vivía en una calle no muy poblada, habían solo unas cuantas casas y algunos establecimientos donde Sam y yo solíamos ir a comprar, pero ayer había llovido toda la noche, y hoy se avistaba una leve neblina por donde se asomaban algunos rayos de sol.

Llegue a la escuela, entre en mi aparcamiento de siempre, tome mis cosas de atrás y salí casi corriendo hacia la entrada lateral, donde seguramente me esperaba Sam, con cara de pocos amigos, lista para dirigirnos a toda prisa a tomar nuestra próxima clase.

Cuando estuve en la entrada, me encontré de frente con Sam, casi me la llevo en el camino. Y hay estaba con cara de pocos amigos, como ya había previsto, esa que pone cuando las cosas no salen como ella hubiera querido.

Pero algo en este cuadro no era normal, estaba Sam, estaba yo como siempre, pero además había un chico cerca de Sam, uno que no había visto antes, tenia el pelo negro algo desordenado, que hacia juego perfecto con sus ojos oscuros como la noche, era alto y con facciones bien definidas. Llevaba unos jeans ajustados negros, y una polera azul que no dejaba mucho a la imaginación. Me asuste un poco cuando sus ojos oscuros se clavaron en mi, me miro de arriba abajo, y por un segundo solo por un segundo vi una pequeña llama de esperanza en sus ojos, pero luego ya no estaba allí.

Hasta que llegas – dijo Sam usando su tono sarcástico.

Lo siento – dije pero no podía dejar de mirar al chico junto a ella, del cual aun no conocía ni el nombre – se me pegaron las sabanas – fue lo único que conseguí a decir.

Por tu culpa tuve que venir en el autobús, y sabes lo que eso significa – hizo un gesto de incomodidad.

Ya no esta tan mal – me miro como si quisiera sacarme la lengua – me refiero a que ya hay suficientes asientos para todos – me apresure a decir.

Recuerdas que te dije que mi primo llegaba hoy de Suecia – dijo, señalando al chico a su lado, el cual no dejaba de mirarme – el es Julián, Julián  ella es Kate, te hable de ella recuerdas?

Por Dios, que le habrá dicho – pensé. Sam no es lo que se dice una persona que sepa dar explicaciones, talvez: tengo amiga que vive con sus tíos, le gusta el atún y se como los mocos – deje de pensar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada